El valor de educar (Fernando Savater).

Capitulo 1

El aprendizaje humano

Fernando Savater dice que pertenecer a la especie humana otorga un deber, que muchos de aquellos son personas bastantes humanas son las que sienten el valor de solidaridad, por ende hay personas que no desean y no intentan ser humanos, como también aquellos que lo intentas sin lograrlo, del mismo modo quien si lo logran con todo el merito; por ende el nacer como humano no basta para serlo, es por esto que Fernando Savater cita a Grahan Greene donde dice que el recurre a humano como una palabra que es una especie ideal y no una denominación de una clase de mamífero, ya que los seres vivos nacen ya siendo lo que respectivamente son, ya que nosotros los humanos nacemos para la humanidad. Todos lo humano somos más bien prematuros ya que nacemos muy pequeños para ser crías de mamíferos, como también habla de que Desmosnd Morris, dice que somos unos monos desnudos, con lo que nos quiere decir que somos monos inmaduros.

El ser humano pasa por dos gestaciones, la primera en el útero materno, la segunda en el seno donde se críe. El ser humano comparte lo que ya sabe, enseñándole a los recién nacidos todo lo necesario para ser aceptados en la sociedad; la educación para Kant es algo que siempre viene de otros seres humanos. El primer objetivo de la educación es hacer conciente de la realidad de nuestros semejantes.

Capitulo 2

Los Contenidos de la Enseñanza

La comunicación con los demás y la entrega de pautas de comportamiento, valores, técnicas, y recuerdos es lo que podemos llamar un aprendizaje adquirido para llegar a tener una estatura humana.

Que somos únicos, es lo primero que la educación trasmite, pero en segundo lugar que no somos los iniciadores de nuestra raza; El tiempo la idea más característica, más determinante y también más intimidatorio. La panorámica temporal es el contrapeso de nuestra conciencia de la muerte fatal que nos aísla espantosamente entro los seres vivos, El tiempo es la fuente de nuestra grandeza y el origen de nuestras miserias, y es un componente esencial de nuestros modelos mentales. La enseñanza está ligada intrínsecamente a el.

Una reflexión sobre los fines de la educación es una preocupación sobre el destino del hombre, sobre el puesto que ocupa en la naturaleza, sobe las relaciones entre los seres humanos.

Capítulo 3

El eclipse de la familia

En la familia del niño es todo ello que conforma la socialización primaria. Después las escuela, llevan a cabo la socialización secundaria. En la familia las cosas se aprenden de un modo bastante distinto a como luego tiene lugar el aprendizaje escolar.

El protagonismo de la familia en la socialización primaria de los individuos atraviesa un indudable eclipse en la mayoría de los países, lo que constituye un serio problema para la escuela y los maestros.

Lo juvenil son los ideales de nuestra época. Cifran dice quien no muere joven, merece morir, pero para que una familia funcione educativamente es necesario que alguien en ella se resigne a ser adulto.

La tarea de la escuela resulta el doble de complicada, por una parte tiene que encargarse de muchos elementos de formación básica de la conciencia social y moral de los niños que antes eran responsabilidad de la socialización primaria; Piaget sostiene que la ética no puede enseñarse de modo temático, sino que debe ejemplarizarse en toda la organización del centro educativo, en las actitudes de los maestros y su relación con los alumnos.

La cuestión de las drogas es quizá el más difícil de los puntos que se encarga tratar educativamente a los maestros. Dado el desarrollo de la química y la facilidad de producir droga sintética por medios casi caseros, los jóvenes van a vivir irremediablemente toda su vida entre productos alucinógenos, etc. En la escuela sólo se pueden enseñar los usos responsables de la libertad, no aconsejar a los alumnos que renuncien a ella. Dentro de la violencia, una sociedad humana desprovista de cualquier atisbo de violencia sería una sociedad perfectamente inerte.

Capítulo 4

La disciplina de la libertad

George Steiner, que afirma q ningún niño quiere aprender o por lo menos no quieren aprender aquello que le cuesta trabajo asimilar y que le quita el tiempo precioso que desea dedicar a sus juegos.

El objetivo evidente de la enseñanza en la modernidad es conseguir individuos auténticamente libres, ser libre no es nada, devenir libre lo es todo. La libertad no es la ausencia original de condicionamientos, sino la conquista de una independencia simbólica por medio del aprendizaje.

Platón dice en su República, no habrá pues, querido amigo, que emplear la fuerza para la educación de los niños; muy al contrario, deberá enseñárseles jugando para poder llegar a también a conocer mejor las inclinaciones naturales de cada uno.

La palabra autoridad viene del latín y significa crecer. Los niños no pueden rechazar la autoridad de los educadores como si se encontrasen oprimidos por una mayoría compuesta de adultos. El profesor no sólo enseña solos conocimientos científicos, sino con el arte categórico de su influencia sobre quienes le atienden.

Capítulo 5

¿Hacia una humanidad sin humanidades?

Los planes de enseñanza general tienden a fortalecer los conocimientos científicos o técnicos a los que se supone una utilidad práctica inmediata.

La separación entre cultura científica y cultura literaria es un fenómeno que no se inicia hasta finales del siglo pasando para luego consolidarse en el nuestro, por razones de saberes cada vez más técnicos y complejos.

François de Closets habla que poco importa en último extremo lo que se enseñe, con tal de que se despierten la curiosidad y el gusto de aprender, las disciplinas empiezan por razonarse en términos de horas, de coeficientes y de puestos. Como también señala que un origen común del pedantismo es que gran parte de los profesores fueron alumnos demasiado buenos de la asignatura que ahora tienen que enseñar. El profesor que quiere enseñar una asignatura que empezar por suscitar el deseo de aprenderla. Para despertar la curiosidad de los alumnos hay que estimularla con algún cebo, quizá anecdótico o aparentemente trivial. Lo principal es abrir el apetito cognoscitivo del alumno, pero sin agobiarlo.

Los estudios humanísticos se basan en libros de origen humano y no divino, estos estudios han sufrido muchas transformaciones hasta llegar a la situación actual. La razón sólo resulta venerada por los que la utilizan poco.

Actualmente hay una modalidad de racismo intelectual que cree elogiar lo que discrimina (es la de quienes pretenden que africanos, orientales, etc., no practican la razón)

No hay educación si no hay verdad que transmitir. La metodología científica e incluso la simple cordura indican que las verdades no son absolutas sino que se nos parecen mucho.

Hay que potenciar en quienes aprenden la capacidad de preguntar, y preguntarse, esa inquietud sin la cual nunca se sabe realmente nada aunque se repita todo.


Capítulo 6
 

Educar es universalizar

John Dewey señalo los que recibieron educación son los que la dan; los hábitos ya engendrados tienen una profunda influencia en su proceder.

La educación es siempre en cierto sentido conservador, por la sencilla razón de que es una consecuencia del instinto de conservación. Como también afirma que los aprendizajes humanos siempre se ven desbordados por lo que podríamos llamar el entusiasmo simbólico. Hegel dice que el hombre no es lo que es y es lo que no es. Hubert Hannoun dice que la escuela no transmite exclusivamente la cultura dominante, sino más bien el conjunto de culturas en conflicto en el grupo del que nace.

Quien pretende educar se convierte en cierto modo en responsable del mundo ante el neófito. Hacerse responsable del mundo no es aprobarlo tal como es, sino asumirlo conscientemente porque es y porque sólo a partir de lo que es puede ser enmendado.

La enseñanza trasmite porque quiere conservar; y quiere conservar porque valora positivamente ciertos conocimientos. La educación nunca es neutral, y el maestro tampoco puede ser neutral. Según el catedrático el ideal básico que la educación actual debe conservar y promocionar es la universalidad democrática. Hölderlin dijo que el espíritu gusta darse formas y es su gusto también que esas formas rompan lo idéntico una y otra vez. Lo que realmente está en peligrosa alza hoy es, de nuevo, la recurrencia al origen como condicionamiento inexorable de la forma de pensar.

El propio sistema democrático no es algo natural y espontáneo, sino algo conquistado a lo largo de muchos esfuerzos revolucionarios en el terreno intelectual y en el terreno político.

About these ads
Published in: on noviembre 22, 2008 at 4:06 am  Comentarios desactivados  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: